Blogs

Partido Socialista

Desde mi ventana

El Pacto por la Reindustrialización de Castilla y León, y su ‘no’ al fracking

Esta semana se firmaba en las Cortes Autonómicas el Pacto por la Reindustrialización de Castilla y León entre el Gobierno de la Comunidad y los portavoces parlamentarios de PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos y Unión del Pueblo Leonés. Un acuerdo de enorme importancia para la Comunidad, pero muy en especial para la comarca de Las Merindades, ya que supone contar con el compromiso de la Junta de excluir el fracking del modelo industrial de la Comunidad.

Con la lógica actitud de vigilancia que debe ser inherente a todo compromiso de la Junta, dados los antecedentes, sí celebramos que negro sobre blanco figure este ‘no sin peros’  a la fractura hidráulica. En las Merindades llevamos años en vilo, con la amenaza constante de que se implantara esta técnica a traición. Hemos visto incluso cómo el PP abría los brazos al fracking o mostraba su rechazo a este según el debate se produjera en un Ayuntamiento de la comarca potencialmente afectada, o en zonas más lejanas y proclives a plegarse a los mandatos de Génova: las Cortes autonómicas, y el Congreso y Senado.

En todo caso, debemos celebrar el cambio de postura del presidente de la Junta, el burgalés Juan Vicente Herrera, quien en el acto de la firma de este acuerdo reconoció que el fracking no tiene lugar en Castilla y León por, según él mismo explicó, el escaso interés de las empresas y la oposición frontal de los ayuntamientos. Parece que Herrera pilla al vuelo las indirectas de sutileza tal como miles de personas manifestándose; decenas de iniciativas en las instituciones pidiendo que no se utilice esta técnica, o la creación de plataformas con nombres tan retorcidos a la hora de resumir su causa como ‘Fractura Hidráulica, No’. Hay que ver, qué intuición la de Herrera, un lince.

Contar con el compromiso de que no haya fracking en nuestra Comunidad es fundamental. No pretendo desmerecer el resto de puntos alcanzados, igualmente de extraordinaria importancia -es el caso de que la Junta también se comprometa a que cuanto antes haya Parque Tecnológico en Burgos-, pero se entenderá que el fracking en las Merindades sería el máximo exponente de desprecio a una comarca. Por si no fuera suficiente la amenaza de la central nuclear de Garoña, cómo no añadirle los riesgos del fracking; esto no es más que condenar a esta tierra a la despoblación a causa de la falta de oportunidades, y por arrasar el medio ambiente, y con ello, el turismo.

Por todo ello, doy la enhorabuena a la Junta de Castilla y León por abandonar -o al menos, eso parece- el ‘lado oscuro’, el del fracking y la amenaza a nuestro mundo rural y ponerse del de esos ciudadanos que exhibían las pancartas de ‘Fracking, no’. Como digo, aparte de que el Partido Socialista consiga la inclusión de este punto en el acuerdo, permaneceremos vigilantes para que este se cumpla. Son muchos años los que nosotros sí hemos escuchado esas protestas y permanecido al lado de la ciudadanía.

Ander Gil (Senador del PSOE)

Temas

Un blog socialista

Sobre el autor


abril 2017
LMXJVSD
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930