Blogs

Partido Socialista

Desde mi ventana

La deuda de Herrera o el fin de la ética

Virginia Jiménez, procuradora socialista

En las últimas semanas estamos asistiendo a actitudes del Grupo Popular que resultan vergonzosas por la falta de respeto a las más elementales reglas de funcionamiento democrático.

Recientemente nos encontramos con los procuradores del PP por Burgos anunciando a bombo y platillo la presentación de una serie de iniciativas para reclamar la ejecución de diversas inversiones pendientes: el desarrollo de la ‘Y Vasca’, el arreglo de la carretera BU-627 entre Villadiego y Villanueva de Argaño, la construcción del colegio de Villímar, y dos centros de salud, el de Salas de los Infantes y el de Capiscol.

Hasta ahí todo podría parecer normal e incluso admirable: los procuradores del PP exigiendo a los suyos una serie de infraestructuras necesarias para su provincia. Sin embargo, el trasfondo real supera el concepto de vergüenza ajena. Por una parte, aprovechan para vender como reivindicaciones lo que su partido ya ha anunciado que incluirá en el borrador de Presupuestos para 2017. Es decir, que reclaman la ejecución de unas obras que su partido ya tiene previstas. Como no parece creíble que no se hayan enterado, solo cabe pensar que actúan con mala fe, como adalides de una causa que no necesita tales defensores, puesto que ya está solventada.

Pero es que aún es mucho más grave el asunto. Resulta que algunas de estas inversiones llevan años paralizadas por el Gobierno Regional, a pesar de que desde el Grupo Socialista se ha insistido durante los últimos años en su necesidad. El PP, cada vez que los socialistas hemos reclamado el desbloqueo de estas inversiones o hemos solicitado su inclusión en los presupuestos de la Comunidad Autónoma ha votado en contra. Esto ha ocurrido con las obras de la carretera BU-627 o con la construcción del centro de salud de Capiscol, sobre la que yo misma pregunté en septiembre de 2015, ya que el delegado territorial de la Junta había anunciado el comienzo de las obras para 2016 y no nos lo creíamos. Como hemos podido comprobar, se incumplió un nuevo compromiso que ahora curiosamente se retoma.

Esto mismo sucede con el nuevo Centro de Salud de Salas de los Infantes, que ha sido reclamado durante años por el PSOE, sin que el PP se haya dado por enterado hasta ahora. Con respecto al colegio de Villímar, las reivindicaciones de los socialistas se remontan a 2004. Tampoco el PP ha tenido tiempo de recoger el guante hasta ahora.

Sin embargo, milagrosamente, deciden de repente hacer suyas estas propuestas y se convierten en sus impulsores. Impresionante. Puestos a buscar las causas, quizá haya que pensar que Juan Vicente Herrera se siente en deuda con Burgos y trata ahora de salvar a toda prisa su imagen con la provincia y de irse dejando a los burgaleses y burgalesas un poco más contentos de lo que han estado hasta ahora con su gestión.

Pero aún hay más: resulta que el Grupo Socialista ha presentado en esta misma legislatura diversas iniciativas para defender la realización de algunas obras para nuestra provincia y ni siquiera se han debatido, a pesar de llevar más de un año registradas. Curiosamente, el PP ha registrado este mismo mes varias proposiciones no de ley e inmediatamente han pasado a la correspondiente Comisión, obviando así la existencia de iniciativas similares previas presentadas. En algún caso, como ocurrió con las obras de la BU-627, se permiten incluso la desfachatez de copiar párrafos prácticamente íntegros de la iniciativa del PSOE.

En los casi dos años que llevo como procuradora he presentado un total de 47 iniciativas, entre proposiciones no de ley, preguntas orales y escritas, solicitudes de documentación, enmiendas y peticiones de comparecencia, además de las numerosas intervenciones en las diferentes comisiones de las que formo parte para fijar posición en diversas proposiciones no de ley. Nunca he intentado aprovechar el trabajo de un compañero ni de un adversario político para sacar provecho u obtener ventaja de ningún tipo. Pero, como vemos, no todos tenemos la misma forma de actuar ni el mismo concepto de la ética.

En definitiva, acabamos de descubrir la nueva forma de hacer política del PP, algunos de cuyos representantes han tocado fondo desde un punto de vista de ética política. Ahora, en lugar de gobernar, parece que esta formación se va a dedicar a rechazar o a ignorar las propuestas que le lleguen desde el Grupo Socialista, deja que duerman un tiempo y luego las saca del cajón para venderlas como propias. Es decir, en lugar de hacer oposición de la oposición como ha hecho en ocasiones en el pasado, va a tratar de hacer gobierno desde la oposición, en un ejercicio de cinismo sin precedentes.

Yo creo que los procuradores del PP por Burgos harían bien en buscar la foto para informar sobre los éxitos de su gestión, si es que tienen alguno, en lugar de hacerlo para vender como propias las iniciativas ajenas, cuando durante años han ignorado sin ningún pudor las reivindicaciones de los ciudadanos y ciudadanas.

Temas

Un blog socialista

Sobre el autor


abril 2017
LMXJVSD
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930