Blogs

Luis Marcos

La Tenada del Común

Tomémonos en serio el cambio climático

Hasta hace poco tiempo, las autoridades norteamericanas (segundo país en emisiones de gases de efecto invernadero) se mostraban absolutamente escépticas ante el fenómenos del Cambio Climático. Sin embargo, los tiempos están cambiando, que diría Bob Dylan, y ahora los responsables de la Casa Blanca se toman muy en serio, no la amenaza futura del Cambio Climático, sino los efectos reales y cotidianos del Calentamiento Global. Los últimos datos procedentes del Informe IPCC 2013 (Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), constatan el progresivo avance del Cambio Climático de manera incontestable, al tiempo que certifican que su origen está básicamente causado por la emisión de gases de efecto invernadero por acción del hombre. Así, la primera década del siglo XXI es la más cálida desde que existen registros, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera ya ha alcanzado la cifra de 400 ppm, el máximo en los últimos 800.000 años, y si no existen cambios drásticos, la temperatura se incrementará en 4,8ºC de media en Europa al final del siglo. Y la principal causa de la emisión de gases de efecto invernadero por las actividades humanas, es la quema de combustibles fósiles y la deforestación.

En el Sur de Europa, el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, supondrá un incremento medio de las temperaturas de entre 5 y 8ºC para 2100. España según el Informe del IPCC es uno de los grandes perdedores del Cambio Climático. Tal y como denuncian los estudios científicos, este incremento de temperaturas provocará un aumento de fenómenos extremos como sequías (con reducciones de las precipitaciones medias en invierno de un 20%) e inundaciones, incremento del número y poder destructivo de los incendios forestales, y efectos muy negativos sobre la salud humana, los cultivos agrícolas (reducción media del 15-20% de los rendimientos agrarios), la ganadería y las infraestructuras, lo que tendrá un impacto económico equivalente al 3% del PIB, lo que traducido a nuestra provincia de Burgos equivaldría a unas pérdidas materiales superiores a los 300 millones de euros anuales. Los efectos del Cambio Climático, tal y como prevé el IPCC, incidirán en Burgos, además, aumentando la vulnerabilidad de sus ecosistemas más valiosos y singulares y amenazando la pervivencia de las especies endémicas.

original_EEUU_elabora_un_su_primer_plan_de_adaptación_al_cambio_climáticoEs urgente una revisión de la Estrategia Española y Europea de lucha contra el Cambio Climático, intensificando las acciones que reduzcan la emisión de gases de efecto invernadero, y que por tanto reduzcan el incremento de temperaturas en el futuro. Así, es imprescindible reducir la combustión de combustibles fósiles, la paralización de los proyectos de fractura hidráulica (fracking), la apuesta por las energías renovables, la revisión de las políticas de transporte interurbano y urbano, apostando por el ferrocarril, el transporte público y la bicicleta, y la realización de auditorías energéticas en empresas y viviendas, que potencien el ahorro energético y reduzcan la huella de carbono.

Además, es preciso que la Unión Europea habilite una política de apoyo a aquellas comunidades y territorios que destaquen en la conservación o promoción de sumideros de carbono. La provincia de Burgos destaca por su enorme superficie forestal, en torno a las 550.000 hectáreas, que puede almacenar en sus bosques unos 330 millones de toneladas de dióxido de carbono, y que fija anualmente una cantidad de 2.300.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) adicionales, cantidad que se elevaría hasta la cifra de 3.500.000 toneladas de CO2 fijadas cada año si se incorporarán las contribuciones a este fin de las superficies de pastos, matorral y otros desarrollos vegetales no estrictamente forestales.

El papel de territorios como la provincia de Burgos en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, es incuestionable. Así, si cada hogar español emite de media cinco toneladas de dióxido de carbono anuales a la atmósfera, los bosques y pastos burgaleses, absorberían anualmente la emisión de 700.000 hogares. Este enorme protagonismo en la lucha contra el Cambio Climático, no es reconocido ni por las instituciones ni por las diferentes administraciones. Parece de sentido común que dentro de una nueva Estrategia Europea de lucha contra el Cambio Climático, una compensación económica para los territorios, como la provincia de Burgos, como justa aportación por su papel de lucha contra las emisiones de gases de efecto invernadero, y como contribución para garantizar la existencia de un desarrollo sostenible en las comarcas rurales y forestales de esta provincia, amenazadas por la despoblación, el envejecimiento y el olvido institucional.

Temas

Un blog de Luis Marcos

Sobre el autor


mayo 2014
LMXJVSD
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031