Blogs

Luis Marcos

La Tenada del Común

Otro modelo provincial

El pasado 2 de Diciembre, el Pleno de la Corporación Provincial de Burgos, celebrado el 2 de Diciembre de 2016, aprobó de manera inicial el Presupuesto General de la Diputación para 2017. Unas cuentas que totalizan 117 millones de euros y que  no van a servir para resolver ninguno de los graves problemas estructurales que sufre el medio rural burgalés, el deterioro de la prestación de servicios públicos básicos para la población, la carencia de infraestructuras, el envejecimiento poblacional y el éxodo juvenil. Unas cuentas, mediocres y opacas, que no reconocen la extrema urgencia de acometer políticas activas contra la Despoblación, garantizar el acceso al internet rural, la telefonía móvil y la radio y televisión en todas las localidades provinciales, favorecer la dinamización social de las comunidades rurales, el fomento de prácticas transparentes, democráticas y participativas o la atracción de inversiones sostenibles.

Es urgente un cambio del modelo político provincial, sustituyendo las Diputaciones Provinciales, instituciones obsoletas, caciquiles, ineficientes y decimonónicas, meros instrumentos de control del territorio y de la población, por entidades democráticas, más pegadas a la realidad de las comarcas. Como sucede tradicionalmente, de sus recursos para 2017, la Diputación de Burgos, no conseguirá que ni siquiera el 15% de su presupuesto, de casi 117 millones de euros anuales, llegue a los pueblos que debe apoyar, mientras el resto se despilfarra en gastos ajenos al medio rural.

Con un Partido Popular que en la Diputación Provincial, se comporta con una arrogancia más propia del caciquismo decimonónico, y con una oposición que se mueve entre ser muletilla ocasional de los populares, como le ocurre al PSOE y a Ciudadanos, o realizar una oposición insuficiente, propia de su desconocimiento real del mundo rural, como caracteriza a Imagina, el futuro de nuestra provincia burgalesa, como la del resto de Castilla se presenta negro.

La provincia de Burgos, es su ámbito más rural (localidades de menos de 20.000 habitantes) que es la competencia de la Diputación Provincial, ha perdido 200.000 habitantes en 100 años, tiene una tasa de envejecimiento real del 50% de mayores de 65 años, ve como 2.000 jóvenes huyen cada año de la provincia a otros territorios, y se muestra impotente para poner en valor su potencial de desarrollo endógeno para atraer inversiones, empresas e ideas innovadoras.

El medio rural burgalés, es un ejemplo característico de esa España profunda, donde el caciquismo, perfectamente dirigido, controla tanto el voto popular en una democracia limitada, como el modelo económico desigual, que privilegia a la oligarquía y mantiene en la miseria a la mayoría de los sectores populares; esto era así hace 150 años y hoy continúa siéndolo. Las Diputaciones Provinciales son instituciones ineficientes (gastan la mayor parte de sus presupuestos en su funcionamiento ordinario, dejando solo migajas para las poblaciones de menos de 20.000 habitantes, que debieran ser su verdadero cometido), opacas y antidemocráticas (sus responsables políticos, no lo son por elección ciudadana, sino por designación de los partidos), verdaderas reliquias de periodos ajenos al gobierno del pueblo y a la voluntad de la gente, que han sobrevivido, prácticamente sin transformación, a periodos dictatoriales y predemocráticos, consiguiendo que en la Transición de finales de los setenta, fuesen aceptadas, como instituciones de apoyo a los pequeños municipios, papel para el que nunca ni han tenido vocación real, ni capacidad efectiva de servir. Burgos también es un meridiano caso de corrupción política en el funcionamiento de su Diputación Provincial, donde están en cuestión la transparencia y honradez en sus adjudicaciones de obras y servicios, así como el clientelismo que se practica para la contratación de sus empleados públicos.

El Partido Castellano (PCAS) en su compromiso por transformar la realidad de nuestro medio rural burgalés en clave constructiva, ha presentado Alegaciones a las Cuentas Provinciales, que deberán ser analizadas en el Próximo Pleno de la Diputación Provincial.

Las alegaciones de los castellanistas apuestan por incidir de forma activa en el principal problema de nuestro medio rural: la despoblación. Así, proponen crear una partida de 10 millones de euros en el Presupuesto 2017 para financiar políticas públicas y sociales de combate contra la despoblación y el envejecimiento de las localidades de menos de 20.000 habitantes de la Provincia de Burgos, con medidas que garanticen la Repoblación con gentes jóvenes de nuestros abandonados pueblos. Además reclaman Incrementar los fondos del Plan de Empleo Provincial y de Apoyo al Emprendimiento y Creación de Empresas, con especial atención a personas con algún tipo de discapacidad, en el Presupuesto 2017, hasta 5 millones de euros, duplicando lo previsto. Igualmente queremos habilitar una partida de 2 millones de euros para implantar el acceso a Internet, de calidad y la recepción de telefonía móvil y canales de TV a todas las localidades de la Provincia.

También nuestra Diputación Provincial necesita una renovación completa en sus hábitos políticos, implantando medidas de Buen Gobierno que también son propuestas por las Alegaciones del PCAS a las cuentas provinciales. Así, los comuneros proponemos reducir el 20% del Gasto Corriente del Presupuesto 2017, que supone 20.032.000 euros, sin afectar a partidas de gasto real en los municipios de menos de 20.000 habitantes, lo cual equivale a 4 millones de euros, eliminando Gastos de Representación, Publicidad y Propaganda, Despilfarros y Derroches Superfluos y Partidas de uso meramente clientelar y otros 500.000 euros del Capítulo 1 de Personal, eliminando Complementos a Prejubilaciones, reduciendo salarios excesivos de Altos Cargos Políticos y dietas a los Diputados Provinciales.

Es indispensable diseñar un Proceso de Participación Ciudadana para que el tejido social y los municipios rurales de la Provincia puedan priorizar las actuaciones a realizar en Subvenciones, Transferencias e Inversiones en la Provincia de Burgos, que desaparezcan  todas las partidas de libre disposición y fondos discrecionales integrándolas en Partidas de Concurrencia Pública; ello garantizaría que en 2017 se dispongan de más de 30 millones de euros para Convocatorias Públicas de Libre Concurrencia, con Bases Conocidas y Baremos Racionales, para Entidades Locales Menores, Ayuntamientos, Mancomunidades y peticiones conjuntas de Municipios. También hay incrementar los fondos de Asesoramiento a Municipios, actualmente dotados con 200.000 euros de Planes Provinciales hasta 500.000 euros garantizando a todos los Ayuntamientos y Entidades Locales Menores de la Provincia en 2017 Asesoramiento Técnico Suficiente y Gratuito, en materia de Urbanismo, Gestión de Aguas, Secretaría, Intervención de Cuentas y Contabilidad, garantizando suficientemente su funcionamiento ordinario.

Otras medidas que reclaman los responsables del Partido Castellano para las cuentas provinciales de 2017 incluyen partidas para Protección y Rehabilitación del Patrimonio Cultural, Medio Ambiental, Etnográfico y Tradicional; negociar con la Junta y el Gobierno de España los pagos correspondientes por las competencias impropias que realiza la Diputación, Dotar de fondos la realización de una Auditoría De Cuentas, Gastos y Contratos realizados por la Diputación Provincial de Burgos durante el periodo 1999-2016, al objeto de analizar si los mismos han sido realizados conforme a la ley, con adjudicaciones de empresas y contratación de personal acorde a los criterios de mérito, capacidad, igualdad y transparencia y la eliminación efectiva de los organismos descentralizados, más opacos e incontrolados que la propia Diputación si ello es posible, como SODEBUR y el instituto para el Deporte y la Juventud.

Los castellanistas burgaleses desean una Diputación Provincial democrática, participativa, transparente, eficiente en el gasto público, volcada hacia los pequeños municipios y las entidades locales menores, cuyos recursos se centren en mejorar la calidad de vida de los ciudadanos del medio rural, en frenar la despoblación y el envejecimiento y en la puesta en valor de su rico patrimonio cultural y natural, avanzando hacia la Comarcalización, para ello reclaman un avance paulatino en la Territorialización de las infraestructuras y servicios de la Diputación de Burgos en las cabeceras de Comarca existentes en nuestra provincia, favoreciendo el traslado a estas instalaciones de los empleados públicos que voluntariamente así lo deseen.

Temas

Un blog de Luis Marcos

Sobre el autor


diciembre 2016
LMXJVSD
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031