Blogs

Javier Gil García

Una historia a cuestas

Los diez que no se ven

El otoño, que llego furioso y soltando dentelladas para mordernos la calma y azuzar las facturas del gas, ha decidido aflojar un poco el látigo y lagrimear un poco por si, con tanta calabaza, no recordábamos a quienes debemos estos días.

Y, así, con la nostalgia apagando la luz a media tarde y las hojas cobrizas dejándose caer buscando un objetivo que saque su perfil mejor, hay noticias que, sorprendentemente, nos remueven sonrisas y esperanzas propias de otros meses.

Por ejemplo, la de tres parapléjicos cuyas piernas vuelven a obedecerles. Un titular que lleva muchas reservas pero muchas más esperanzas. Porque, la humanidad anda desorientada dedicando recursos a desarrollar (por ejemplo) aplicaciones para el móvil que ocupen un tiempo libre que no tenemos, mientras racaneamos la inversión en ciencia y en investigación sobre nuestra salud, sobre lo que somos.

O la de Eutimio y los 45 metros de recuerdo enamorado a su mujer que levantó en un pueblo de Palencia. Dice que estar allí le relaja, le da tranquilidad, le hace sentirse cercano a ella y, posiblemente, en esa pausa no pesen tanto los metros que se elevan (como un enhiesto surtidor de sombra y sueño, que diría don Gerardo), como los diez metros que cimentan esa historia de amor en vertical. Esos diez metros que no se ven, esas pequeñas historias, esos recuerdos: un café con leche en el momento oportuno, un paquetito de almendras, tomarse de la mano justo entonces o las cosas que se dicen sin decir…

Temas

"Nunca estás jodido verdaderamente mientras tengas una historia a cuestas y alguien a quien contársela" (Alessandro Baricco)

Sobre el autor

Cuentero, gestor y agitador cultural, dicen que poeta. No vivo del cuento pero sí para el cuento.Creo en los Reyes Magos y en las estrellas de mar. De mayor quiero ser Mario Benedetti. Y Gloria Fuertes.


noviembre 2018
LMXJVSD
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Contenido Patrocinado