Blogs

Javier Gil García

Una historia a cuestas

Caminos raros y días que vendrán

El otro día, Gabriel de la Iglesia escribía aquí en Burgos Conecta una columna titulada “Días raros” que terminaba así: “Vivimos días raros. Muy raros. Y los que vendrán.”

Esas palabras me trajeron a la cabeza dos canciones. La primera compuesta por Diego Vasallo con una magnífica versión de Quique González titulada “La vida te lleva por caminos raros” y la segunda, de M-Clan, “Gracias por los días que vendrán”. Repasando las letras han aparecido versos que, ya se sabe que las interpretaciones son libres, me han recordado estos “días raros”.

Vasallo contaba en aquella letra: “Dime qué hay detrás de esas sonrisas tan tristes / un motor que no funciona o sólo corazones rotos”.  Y uno no puede dejar de pensar que las sonrisas que nos regalamos en este tiempo incierto son tristes con aroma a desesperanza, que tenemos el motor parado y los corazones si no rotos, al menos agrietados.

Por suerte el amigo Tarque nos canta que “Ahora vienen días de hogueras en la piel, de pegar los corazones rotos”, que “este no es un tiempo de cobardes” y que “gracias por los días que vendrán”. Así que, por mi parte, prefiero reparar esas grietas en los corazones, echarle el ánimo que nos quede para todo el año (ya lo iremos recuperando según cobremos los abrazos y besos pendientes) para ir dando las gracias a quienes están demostrando que sí, que estamos a la altura y que vendrán esos días de celebrarlo.

Porque entre mis pocas certezas, tengo una: también esto pasará. Y al igual que el cuento del camino y el horizonte, debemos estar pendientes de cuándo salimos pero, especialmente, de cómo salimos. Hacerlo cantando no parece mala opción.

Aunque, hacerlo con una afición desmesurada por la Poesía también estaría bien. Esta mañana leía uno de esos bulos que se extienden tan rápido como un virus (he sido sutil…). Un poema supuestamente escrito hace 220 años que describe una situación tan similar a la actual que puede asombrar. Concretamente, puede asombrar a quienes no les dé por informarse un poco más y descubrir en el poema tiene unos 22 días como mucho de antigüedad y lo han escrito exactamente inspirándose en la situación actual… Pero, al leer ese, recordé otro de Don Mario Benedetti (ya me van a perdonar las querencias que no es profético pero sí puede servirnos para aumentar esta esperanza nuestra “que cabe en un dedal” (otro robo al poeta uruguayo). Espero que lo disfruten y, quien sabe si no contribuirá a esa “afición desmesurada por la Poesía” que se está construyendo

 

HOMBRE QUE MIRA MÁS ALLÁ DE SUS NARICES

Hoy me despierto tosco y solitario

no tengo a nadie para dar mis quejas

nadie a quien echar mis culpas de quietud

sé que hoy me van a cerrar todas las puertas

y que no llegará cierta carta que espero

que habrá malas noticias en los diarios

que la que quiero no pensará en mí

y lo que es mucho peor

que pensarán en mi los coroneles

que el mundo será un oscuro

paquete de angustias

que muchos otros aquí o en cualquier parte

se sentirán también toscos y solos

que el cielo se derrumbará

como un techo podrido

y hasta mi sombra

se burlará de mis confianzas

menos mal

que me conozco

menos mal que mañana

o a más tardar pasado

sé que despertaré alegre y solidario

con mi culpita bien lavada y planchada

y no solo se me abrirán las puertas

sino también las ventanas y las vidas

y la carta que espero llegará

y la leeré seis o siete veces

y las malas noticias de los diarios

no alcanzarán a cubrir las buenas nuevas

y la que quiero

pensará en mi hasta conmoverse

y lo que es muchísimo mejor

los coroneles me echarán al olvido

y no solo yo, muchos otros también

se sentirán solidarios y alegres

y a nadie le importará

que el cielo se derrumbe

y más de uno dirá que ya era hora

y mi sombra empezará a mirarme con respeto

será buena

tan buena la jornada

que desde ya

mi soledad se espanta.

Mario Benedetti

 

Foto: https://www.flickr.com/photos/gabriman/

Temas

"Nunca estás jodido verdaderamente mientras tengas una historia a cuestas y alguien a quien contársela" (Alessandro Baricco)

Sobre el autor

Cuentero, gestor y agitador cultural, dicen que poeta. No vivo del cuento pero sí para el cuento. Creo en los Reyes Magos y en las estrellas de mar. De mayor quiero ser Mario Benedetti. Y Gloria Fuertes.


abril 2020
LMXJVSD
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930