Blogs

Javier Gil García

Una historia a cuestas

Los aplausos y sus consecuencias

 

Me llama un amigo, médico de profesión y movilizado desde hace tres semanas al HUBU. Me cuenta que es su primer día libre después de veintidós pero que mantiene las fuerzas, pese a todo. Pese a los agotamientos (que no solo es el físico), pese a las decepciones y los durísimos golpes. Pese a muchas cosas, mantiene el ánimo, mantienen el ánimo allá.

Me transmite su preocupación, eso también. No podemos estropearlo todo ahora después del tremendo esfuerzo que hemos hecho estas semanas. Y me insiste en el “hemos”: todos y todas. No sólo allá, no solo con batas blancas, también con las de estar en casa. Un esfuerzo enorme con el que hemos construido un dique que no podemos descuidar a riesgo de que se produzcan fugas o derrumbes. No es el momento de aflojar.

Aquí me permito un detalle: lo que se ha hecho hasta ahora no es fácil, nada fácil. Se lee mucho lo de “es muy sencillo: sólo tienes que quedarte en casa”. Y, en este caso, creo que voy a llevar un poco la contraria porque, entendiendo el espíritu de ese mensaje, son muchos días ya en los domicilios y a muchas personas se les hace cuesta arriba. Necesitamos mucha empatía para sobrellevar todo esto y también para entender que cada persona es un mundo y cada cabeza, otro. Que la ansiedad es muy puñetera y la tristeza, más. Que un pequeño “cortocircuito” en un cerebro puede desatar un desorden completo que traiga consecuencias graves.

Todo eso demuestra que lo que hacemos, lo que hemos hecho, no ha sido nada fácil y, con más razón, evidencia que no podemos estropearlo ahora. Que hay que mantener el esfuerzo para que lo anterior no sea en vano. Sigamos siendo esa ciudadanía prudente, solidaria, empática y por encima de envidias y odios.

En mi portal hay un cartel que dice más o menos así: “Si en este portal vive personal sanitario, de supermercado o tiendas de alimentación, de seguridad o de cualquier oficio de los que están sacando adelante esta situación: gracias. Es un honor convivir con personas así.” Pues eso: aplaudamos a las ocho y, el resto del día, actuemos en consecuencia a esos aplausos.

Temas

"Nunca estás jodido verdaderamente mientras tengas una historia a cuestas y alguien a quien contársela" (Alessandro Baricco)

Sobre el autor

Cuentero, gestor y agitador cultural, dicen que poeta. No vivo del cuento pero sí para el cuento. Creo en los Reyes Magos y en las estrellas de mar. De mayor quiero ser Mario Benedetti. Y Gloria Fuertes.


abril 2020
LMXJVSD
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930