Blogs

Javier Gil García

Una historia a cuestas

Odio al odio

 

Nos tenía calados Pompeyo. Hace más dos mil años ya nos había pillado el tranquillo. Le gustó esto de Hispania y la describió con el cariño propio de un catálogo de agencia de viajes (tierras fértiles, moderado calor, lluvias bienhechoras, riqueza de sus minerales…) hasta que llegó a la parte del carácter hispano: “Prefieren la guerra a la inactividad y, si les falta un enemigo fuera, lo buscan en su propia tierra”. Lo dicho, Pompeyo Trogo nos tenía calados.

El caso es que han pasado un par de milenios y estamos empezando a estropearle la reflexión porque llevamos un tiempo en el que nos importa poco si hay o no un enemigo ajeno, preferimos y buscamos el oriundo. Le hemos cogido querencia a sacudirnos entre nosotros mismos y parece que los enemigos externos estorban en esta vorágine cainita.

Añadan a esa desmedida afición a enfrentarnos el efecto Dunning-Kruger según el cual los individuos con escasa habilidad o conocimientos sufren de un sentimiento de superioridad ilusorio mientras que los individuos altamente cualificados tienden a subestimar su competencia, y damos con una combinación muy peligrosa especialmente si tenemos, y vaya si lo tenemos, un enemigo externo que no da tregua.

A este brebaje infame le añadimos el problema que supone vivir en una época de desinformación por exceso y una descorazonadora falta de empatía y, como dijo un italiano, dan ganas de abandonar toda esperanza.

Nos queda, si acaso, hacernos activistas contra el odio, esa “antipatía y aversión hacia algo o hacia alguien cuyo mal se desea.” Y es que en este país llevamos un tiempo deseando el mal no sólo a unas u otras ideas, también a quienes las albergan. Ojo, no descarguemos tampoco responsabilidades en quienes siembran semillas de hostilidad, que cada cual es administrador único de su odio y, por tanto, encargado de darle rienda suelta o no. Elegir el camino fácil o el de ser analítico, tener empatía y razonar más allá de la víscera, depende de cada cual. Yo estoy empezando a odiar al odio y no sé muy bien como deshacer la paradoja.

Mientras tanto, y vistas las decisiones que nos rodean y la espantada hacia lo sencillo e inmediato, albergo ya pocas esperanzas y esas pocas cada día las tengo más abandonadas.

 

Temas

"Nunca estás jodido verdaderamente mientras tengas una historia a cuestas y alguien a quien contársela" (Alessandro Baricco)

Sobre el autor

Cuentero, gestor y agitador cultural, dicen que poeta. No vivo del cuento pero sí para el cuento. Creo en los Reyes Magos y en las estrellas de mar. De mayor quiero ser Mario Benedetti. Y Gloria Fuertes.


abril 2020
LMXJVSD
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930